Los anillos de compromiso, símbolos de un compromiso eterno

Historia de los anillos de compromiso

Los anillos de compromiso, símbolos de un compromiso eterno

05.25.18

Así como el tiempo no tienen comienzo ni final, tampoco los anillos, ni la esencia misma del amor. Es por ello que los Anillos de compromiso son un símbolo del poder del amor y la devoción; representan lo inmenso, firme, profundo, eterno e interminable, a pesar de las circunstancias y los fuertes vientos. Las parejas suelen utilizarlo en el cuarto dedo de la mano izquierda, el anular, porque tiene una conexión directa y única con el corazón del portador, el cual, mediante compromiso público, se ofrece a una pareja singular; un ser idóneo en el mundo, identificado por llevar un anillo exactamente igual.

No todos los Anillos de compromiso son piezas de joyería hecha a mano, ni tampoco iniciaron siéndolo. Es que estos símbolos de amor eterno han existido a lo largo de las eras, así no siempre hayan sido como los conocemos. Puede que su diseño haya experimentado modernizaciones y cambios con el paso de las distintas civilizaciones, pero, de todos modos, su sentido y finalidad se han mantenido. Por eso, veremos algunos de estos símbolos de alianza a lo largo de la historia, en esta nota. Estos son:
  • Antiguo Egipto. En este momento histórico, más que ser piezas de joyería hecha a mano con materiales metálicos, eran tejidos en forma circular, realizados con base en la utilización de plantas que crecían junto al río Nilo. Simbolizaban el haber encontrado a esa persona perfecta, un descubrimiento tan valioso, como ese río para la cultura egipcia.
  • Roma. El derecho romano instituía varias clases de matrimonios y, por ende, varios tipos de compromiso. Todo, de acuerdo con la clase social. Aunque la unión libre, era para los miembros de las clases más bajas. Coemptio, por otro lado, era un matrimonio en el cual el novio compraba a su novia, pagando a sus padres. Confarreatio era el equivalente a un matrimonio actual. Era única y exclusivamente para la élite.

    Ahí aparecen los Anillos de compromiso romanos, pues el novio le daba uno a esa mujer única, llena de condiciones y cualidades suficientes no solo para ser su novia, sino para ser agregada a su familia, con los honores que eso conllevaba. Estos anillos no eran joyería hecha a mano, sino eran forjados con hierro, lo cual puede implicar la fuerza irrompible del amor.
  • Medio Oriente. Hay una historia sin datar de un hombre que le entregó a su amada esposa un anillo con estilo de rompecabezas. Esta pieza de joyería hecha a mano estaba constituida por varios anillos de compromiso en uno, los cuales, al usarse correctamente, se convertían en una banda única. Rescatar valores como la fidelidad y unidad, ante los distintos tipos de desafíos de la vida, era la finalidad de este llamativo diseño. Si una mujer se lo quitaba, no debía volver a ponérselo (ni podía hacerlo sin ayuda), lo que implicaba que ella había sido infiel.
  • Gimmel. Este tipo especial de Anillos de compromiso siguió un poco la idea del anillo rompecabezas. Se utilizó bastante en Europa entre 1500 y 1600. Su diseño también significaba unidad; sin embargo, no estaba tan centrado en la fidelidad femenina, como en la entrega mutua. Dos bandas de metal, que cada miembro de la pareja llevaba hasta el matrimonio, lo componían. Luego, en la boda, los novios conectarían ambas bandas, formando así un anillo para la novia; significaría, en una frase: “lo mío es tuyo, porque ahora somos uno”.
  • Poesy. Esta romántica clase de anillos se popularizó bastante entre los enamorados que vivieron durante el Renacimiento. Se trataba de una banda de plata, grabada con una inscripción, que podía ser un poema, un soneto, una frase, versículo o palabra clave, llena de significado para la pareja. Así como un anillo no tiene fin, tampoco el sentimiento descrito en la inscripción, ni el significado que la persona que lo entrega tiene para quien lo recibe.
  • América colonial. Como los puritanos pensaban que las piezas de joyería eran frívolas, entregaban dedales a sus amadas como Anillos de compromiso, puesto que estos eran prácticos y útiles. Poco romántico, emocionante o empoderador, pero sí pragmático, si se piensa que tejer era una de las actividades más realizadas por las mujeres. Básicamente, la idea detrás de esto era: “Quiero que podamos tejer juntos un futuro en las nuevas tierras que el Señor nos ha regalado por su gracia”.
Como puedes ver, todos tienen una magia especial, que, más allá de la época o sus componentes románticos, implican el deseo de entrar en una unidad de cuerpo, mente y alma para siempre, con una persona única. Y de eso se trata el matrimonio y el amor, también en nuestros días. Te invitamos a conocer hermosos Anillos de compromiso, los cuales fueron moldeados y luego convertidos en piezas únicas de joyería, hechos a mano. Encuentra el perfecto, en Lilújoyas.

Comparte en tus redes
0
0
0
Comparte en tus redes

Nuestra Joyería y Piezas Únicas Hechas a Mano

Trabajamos metales preciosos y semipreciosos. Oro 18k, oro 14k. Enchape en oro 24k sobre plata y sobre bronce. Plata 925, Plata950. Piedras preciosas: Diamantes y esmeraldas. Piedras semipreciosas: Cuarzos, agatas, turquesas, amatistas, fluoritas, crisoprazas, amazonitas, apatitas, madreperlas, granates, malaquitas, entre muchas otras.
La tierra nos conecta con lo material, lo físico. Representa la cosecha, la recompensa. Lo interno, lo intimo, misterioso y secreto. Es energía femenina. Nuestros ancestros se adornaron el cuello como símbolo de agradecimiento y exaltación a lo divino.
Descubre más
El aire es el elemento que nos conecta con la renovación, el conocimiento y la sabiduría. Es el aliento divino, la palabra, la música, las ideas, la creatividad. Su vibración es masculina.
Descubre más
El fuego nos conecta con la purificación. La transformación. Lo nuevo, los comienzos. Es la fuerza espiritual la fuerza de la vida. Su vibración es masculina.
Descubre más
Las pulseras y brazaletes han sido para atrapar y conducir la energía creativa en nuestras manos y ponerla en acción; para así manifestar lo que viene de nuestro corazón.
Descubre más